Soraya Garcia foto testimonioQuerida Marimer,

Me encantaría poder expresarte en palabras lo importante que fue para mí tu asistencia en mi embarazo y mi parto.

Sin duda, la experiencia de estar embarazada es increíble y aún más la sensación de dar a luz, pero, cuando a tu lado puedes contar con alguien de la grandeza profesional que tú tienes hace que uno se sienta afortunado.

Quería un parto completamente natural y me ayudaste a lograrlo. Recuerdo perfectamente la sensación de paz que me invadió cuando, entre contracciones y respiraciones, abriste la puerta y me sonreíste.

Saber que ya estabas ahí, lista para ayudarnos a traer al mundo a mi pequeño, aún a día de hoy hace que se me escape alguna lágrima.

Cuando me flaquearon las fuerzas, tú me animaste y aún cuando tu postura te estaba generando una lesión, seguiste al pie del cañón. Dar a luz a Mario en la misma habitación del hospital, fue lo más parecido a parir en casa. Fue mi gran regalo...

Tu respeto, tu alegría, tu empatía, tu sinceridad en todo momento y sin duda tu dedicación incondicional es que lo que te hacen diferente.

Ojalá todas las personas que pasan por esta experiencia, pudieran encontrar a alguien como tú en un momento tan especial como es dar a luz. Ojalá todas las personas que se dedican a ayudar a traer vidas a este mundo tuvieran tu luz y tu vocación.

Cada día que miro a Mario…me siento afortunada y agradecida y tú formas parte de ello. Gracias, gracias, gracias.

Soraya García