alma

Recuerdo perfectamente cómo nos conocimos. Por aquel entonces los planes de ser mamá ya rondaban en mi cabeza y había comenzado a informarme de cómo prepararme, qué suplementos debía tomar. etc. Y tú apareciste una tarde en el despacho, alegre y risueña; querías que te ayudáramos con la web y la comunicación de tu consulta. Silvia ya me había avisado, "es la mejor en su trabajo", unas palabras que cobraron realmente sentido un tiempo después. Te sentaste y comenzaste a hablarnos de tu trabajo... pero pronto me di cuenta que no solo era tu trabajo, ¡era tu vida! Tu pasión, tu vocación, tu motor. Aquella manera de explicarnos tú día a día dejaba claro que amas lo que haces y que te hace muy feliz. Me transmitiste tranquilidad, experiencia, delicadeza, profesionalidad y mucho amor. Al llegar a casa, aunque yo estaba contenta con mi ginecólogo, le dije a mi marido "hoy he conocido a la doctora que llevará mi embarazo". En los meses siguientes, trabajamos juntas en tu web y, a medida que te iba conociendo, me daba más cuenta que mi intuición no fallaba, eras tú. Y así fue.

El 17 de noviembre de 2014 fuiste la primera en conocer mi embarazo. El test había dado positivo tan pronto que casi no me lo creía, así que te consulté y efectivamente, estaba embarazada. Me diste la enhorabuena y en seguida nos pusimos manos a la obra para concertar la primera visita. Recuerdo aquella revisión con un amor infinito... yo tenía bastante miedo, pues tenía tantas ganas de tener un bebé que temía que algo pudiera salir mal. Escuchamos su corazón, lloré de emoción y al hablar contigo me quede tranquila. Pero tranquila de verdad. Sintiendo esa paz que te invade cuando sabes que estás en las manos correctas, que has escogido bien, que te van a cuidar y que confías al 100% en la otra persona.

Desde entonces y hasta la última visita de mi primer embarazo me sentí arropada, acompañada, respetada... Cualquier duda que me surgía allí estabas para darme una solución, y lo más importante, transmitirme tranquilidad. Siempre digo que mis embarazos fueron un lujo, y es real, me encontré bien en todo momento y todas las pruebas que hicimos fueron de maravilla. Y creo que en eso tienes mucho que ver. Sentirse tranquilo, sin tener que preocuparse de nada, solo de disfrutar el maravilloso momento, estoy segura de que ayuda mucho a que todo vaya bien, a que todo fluya.

Fueron 9 meses de amor infinito en los que no podemos estarte más agradecidos a ti y a tu equipo (gracias a Susana porqué es un amor de verdad) por todo tu cariño, profesionalidad y dedicación. Recuerdo que amigas mías que también estaban embarazadas por esas fechas alucinaban, ¡yo estaba tan mimada! Tenía ecografías de mi bebé preciosas en cada visita, mi doctora me dejaba mandarle los resultados de las pruebas por WhatsApp sin esperar a la siguiente visita, me aconsejaba en todo, atendía mis dudas... Realmente me siento muy muy muy afortunada. 

(mostrar mas)