inmamoyaMarimer llevó nuestro embarazo y atendió nuestro parto durante el pasado año 2013. A pesar de que ya teníamos referencias de ella, nuestra experiencia superó, con creces, nuestras expectativas. Su cercanía, disponibilidad a cualquier hora, daba igual que fueran festivos, fines de semana... y sobretodo su profesionalidad hicieron que el día del parto (a pesar de que fuese un día muy, muuuy largo...) y todo el proceso del embarazo, fueran los momentos más felices de nuestras vidas. A esto contribuyó sin duda, también la gran profesionalidad de Pastora Bembibre, la comadrona que normalmente atiende muchos de las partos de Marimer. Su dedicación, empeño y entrega constante durante TODAS aquellas largas horas hicieron posible que Paula llegara finalmente al mundo sin ninguna complicación y rebosante de vida. Forman un tándem único y digno de ver.

Realmente, el diferencial de honorarios profesionales que se abonan a parte de la cuota mutual, queda totalmente justificado cuando compruebas y vives la dedicación e interés que Marimer muestra día a día con sus pacientes, incluso meses después del parto. Eso, no tiene precio.

Inma Moya