JordiMartiMarta¡Qué maravillosa experiencia es la de ser padres!

Cuando estás embarazada y las hormonas van como van lo que quieres es tener apoyo a nivel emocional y físico: En el equipo de Marimer lo he tenido. Para mí, tenerla a ella, tanto, en los controles ginecológicos, como, en el parto era una tranquilidad. Y así fue, su destreza, su cariño, su carisma y su gran profesionalidad hizo que nuestro hijo, Martí, naciera en una sala con mucho amor a pesar de las complicaciones que hubo.

Qué decir del equipo: Fede, controlando el sistema circulatorio de Martí y cargado de paciencia cuando éste daba patadas o se movía; Silvia, con una sonrisa siempre en la boca y apoyándonos desde la homeopatía; y Susana, organizando la superagenda de Marimer!

Pastora, nuestra comadrona, estaba ahí asistiéndonos. Recuerdo que cuando caminábamos hacia la sala de partos su presencia me tranquilizó.

En la clínica del Remei, se implicaron desde el minuto cero en la salud de Martí . En cuanto se pudo, hicimos el piel con piel, que para mí era muy importante y recomendado desde la clínica igual que la lactancia materna. Estuvimos muy bien acompañados siendo padres primerizos.

Saber que estás bien acompañada y estás donde quieres estar es el regalo más preciado!

¡Muchas, muchas gracias!

Jordi, Martí y Marta