partoindividualizado1El parto individualizado es un servicio exclusivo que garantiza la atención personal de la Dra. Marimer Pérez durante todo el seguimiento del embarazo y la asistencia durante el parto, en cualquier momento en el que tenga lugar, personalmente y junto a su comadrona, Pastora Bembibre.

Además esta modalidad incluye:

  • Asesoramiento prenatal:
    • Estudio ecográfico en cada visita.
    • Ecografía screening
    • Test prenatal no invasivo
    • Amniocentesis
  • Seguimiento full time del embarazo por la Dra. Marimer Pérez (mails, llamadas...).
  • Asesoramiento:
    • Preparación al parto por la comadrona del equipo de la Dra. Marimer Pérez.
    • Nutricional
    • Actividad física
    • Medicina alternativa (homeopatía, osteopatía, acupuntura, ...)
  • Visita homeopática de preparación al parto.
  • Entrevista personal previa con la comadrona del equipo de la Dra. Marimer Pérez.

  

carmina

Vaig acudir a la Dra. Pérez (a partir d’aquí, l’anomenaré Marimer; no puc tractar-la amb tant formalisme) a la setmana 35 d’embaràs. Se m’havia ficat al cap que volia un part natural i em vaig anar adonant que al centre on havia anat sempre allò seria una utopia. Entenia que la situació era complicada, però necessitava posar-me en mans d’algú que estigués alineat amb mi.

Sempre recordaré la primera frase de la Marimer: “tenemos que establecer una relación de confianza en tiempo récord”. Aquesta era la seva màxima preocupació. I això ja em va enamorar.

Lògicament, no vam tenir l’oportunitat de veure’ns gaires vegades abans del part, però cada vegada que em visitava era una injecció d’amor i energia positiva per al meu home i per a mi.

El dia que feia 40 setmanes vaig anar a la consulta. Allà mateix la Marimer va veure que s’acostava el moment i em va fer anar a l’hospital. Ella encara tenia tota la tarda de visites i jo encara tenia unes quantes hores de dilatació per davant.

Un cop a la sala de parts naturals, vaig intentar fer tot el que m’havien ensenyat a les classes prepart, però les contraccions eren massa seguides i doloroses, amb prou feines podia respirar després de l’una que ja venia l’altra. La llevadora em va mirar i va veure que en 6 hores havia dilatat mig centímetre. Vam acordar que posaríem epidural. Però no va anar bé, em va fer llacuna (una zona va quedar desperta). Van mirar d’injectar-me una mica més d’anestèsia, però res, no funcionava. En algun instant d’aquells moments de nervis va entrar la Marimer a la sala. Tot i el dolor, vaig sentir alegria i alleujament.

Finalment l’equip va decidir administrar-me una segona epidural. Igual que abans de la primera, quan em van fer incorporar tremolava com una fulla, d’una manera gairebé espasmòdica. El primer anestesista no hi va donar importància i em va dir que simplement no fes cap moviment jo. En canvi, la segona anestesista em va demanar que no em bellugués gens. Com podia deixar de tremolar, si era completament involuntari? Estava superada físicament i mentalment. Però aleshores recordo com la Marimer em va agafar els braços i em va començar a fer petons al cap mentre em deia: “venga, cielo”. Vaig poder deixar de tremolar gràcies a ella.

Després d’una estona de nervis, d’empènyer, de quedar sense alè repetidament, finalment a un quart d’una de la matinada va veure la llum el nostre petit Aran, que també feia hores que lluitava com un campió.

Quan me’l van posar a sobre, les llàgrimes em queien soles. El meu home i jo vam tornar a respirar i només teníem ulls per a aquell ésser de menys de tres quilets que tenia sobre el pit. Tanmateix, no tothom a la sala es va relaxar: la Marimer continuava treballant, amb la màxima concentració. Després de treure’m la placenta, es va posar a suturar, i és que el meu perineu havia patit diverses laceracions. En algun moment entre tres quarts d’una i la una, la Marimer es va apartar per mirar la seva obra i va dir a una auxiliar que, tot i que no sagnava, l’estructura no li agradava, que no havia quedat prou estable, i que ho desfeia tot i tornava a començar. “Només la Marimer és capaç d’una cosa així”, vaig pensar somrient, “un altre hauria vist que allò no sagnava i se n’hauria anat a casa a dormir”. Va ser un altre d’aquells moments en què la Marimer t’enamora.

Aproximadament a la una va quedar satisfeta amb el resultat i va deixar que se’ns emportessin, no sense abans fer-me un d’aquells somriures seus enlluernadors.

Els dies després em va trucar i em va venir a veure a l’habitació. Em va notar defallida físicament i anímicament. Entre ella i la llevadora van decidir que necessitava un dia més a l’hospital, que em va anar molt bé per agafar forces, i la Marimer va moure tots els fils necessaris per ajornar l’alta, cosa que no agrada gaire als hospitals privats. Quan uns quants dies més tard em va veure a la consulta, em va notar molt tocada i em va transmetre moltíssima força, em va dir que li truqués a qualsevol hora per parlar. No ho deia per dir, realment es notava que la vaig deixar amoïnada no només com a professional sinó també com a persona. Els dies següents m’anava enviant missatges d’ànims i per saber com estava.

Ara que ja fa més d’un mes puc dir que estic recuperada gairebé del tot tant de cap com de cos i que estic infinitament agraïda que la vida m’hagi deixat trobar la Marimer, que va ser la llum que em va ajudar a tirar endavant quan la situació m’havia desbordat i que va aconseguir que el meu fill nasqués per via vaginal i sense fòrceps ni res que li pogués fer mal. Estic segura que, en mans de qualsevol altre equip mèdic, aquell part hauria acabat en cesària. Afortunadament, estava en mans de la millor ginecòloga del món.

 

Carmina

 

monica Comparto mi testimonio porque creo que puede ayudar a futuras mamás a decidirse por Marimer y a acertar, como yo, en su decisión. Mucho tiempo antes de quedarme embarazada, investigué a fondo sobre ginecólogos que respetaran a la mujer en el parto, lamentablemente había oído mil historias negativas de partos deshumanizados, mal atendidos, con prisas, …, que me hacían temer lo peor de ese momento. Tras investigar, leer y visitar médicos, me decidí por Marimer, y fue una excelente decisión.

Marimer nos acompañó a mi esposo y a mi durante el embarazo, resolviendo con paciencia mis innumerables preguntas, dedicándome tiempo en cada consulta sin mirar el reloj y comprendiendo mi constante insistencia para evitar una episiotomía, me aterrorizaba la idea de un parto con instrumentación o con episiotomía y tampoco quería una cesárea electiva, Marimer nos explicó con honestidad todas las posibilidades que podíamos encontrarnos teniendo en cuenta mi edad (38), sobrepeso y ser primeriza. Nos hizo recomendaciones para favorecer un buen parto: ejercicios, preparación del perineo, preparación con su comadrona Pastora, fisioterapia para preparar el cuerpo para la dilatación y el parto, etc. Seguimos todos sus consejos al pie de la letra y tuvimos la fortuna de tener un parto maravilloso.

El día del parto teníamos control en su consulta y Marimer vio claro que estaba de parto, aunque yo pensaba que estaba solo de control por ser la semana 40 + 1 día J, estuvimos en su consulta 3 horas, Marimer me revisaba constantemente y observaba con atención los monitores, a mediodía nos dijo que debíamos ir al Pilar donde nos esperaba Pastora, su comadrona, también muy humana, cariñosa y experimentada. Marimer terminó de atender a las pacientes de su consulta y de inmediato, sin tomar tiempo para comer, se fue al Pilar con nosotros, me sentí en todo momento segura y protegida, no hubo ni un solo instante en el que tuviera miedo del parto porque Marimer y Pastora infundían gran confianza, además de que nos daban un trato muy cariñoso, cercano y nos explicaban en todo momento lo que sucedía. El parto fue excelente, Marimer trabajó duro para evitar la episiotomía y lo consiguió, cero cortes, cero puntos, mi deseo cumplido, y mi nena de 3,4kg nació perfecta con su ayuda y sin ningún sufrimiento fetal, y yo con una sonrisa de oreja a oreja. Esa misma tarde me encontraba estupenda, mi familia y amigos estaban sorprendidos porque no parecía que hubiera dado a luz.

Por último, comentar que Marimer es experta en diagnóstico prenatal y eso se nota durante el embarazo, en cada consulta se asegura de que todo vaya bien con el bebé y transmite mucha tranquilidad y confianza a los futuros papis.

Recomiendo a Marimer por su gran humanidad, respeto, infinita paciencia y dedicación, y también por su gran experiencia y saber hacer como médica. Gracias por cuidarnos en ese momento tan importante y hacer que nuestro recuerdo del parto sea maravilloso!

Mónica

 

 

Lua y Guim Tener a mis dos hijos ha sido la experiencia más fascinante de mi vida, y su gestación y nacimiento han sido las vivencias estéticamente más humanas que soy capaz de recordar. Sinceramente puedo asegurar que no hubiera sido posible sin Marimer, una médico genuina (en los tiempos que corren) que, valiéndose de su experiencia profesional, su vocación y su auténtica estructura de principios y valores, me ha acompañado durante dos embarazos y dos partos.

No tenemos más que gratitud por la cercanía, la entrega y la integridad con la que ha llevado mis embarazos, no importando la hora de una urgencia o la insignificancia de una sensación misteriosa dentro de mi barriga; es impagable no haberse sentido nunca un número gravado en una tarjeta sanitaria, o una embarazada histérica a la que da pereza atender o una mujer a la que hay que programarle el parto para el martes porque el jueves es fiesta. Siempre he sentido que, con Marimer, todas las mujeres son la más importante, que sus bebés son un tesoro y que la relación con su ginecóloga es un ejercicio de salud y respeto incuestionable.

Los dos partos fueron, sin duda, lo más emotivo de nuestra relación con ella y con Pastora, su inseparable comadrona. Puedo asegurar sin tapujos que jamás pensé que parir fuese una aventura tan agradable (pese a los dolores, los nervios y los miedos). La atmósfera a nuestro alrededor siempre fue de seguridad, calidez y acogimiento. En ambos partos nos trataron con meticuloso cariño, sentido del humor y atención decidida. Lúa y Guim llegaron al mundo sin complicación alguna y rodeados de bienestar, placidez y…buen rollo, muy buen rollo. Gracias Pastora por tanta paciencia y tanta vocación. Gracias Susana por el trato, la conversación y la ayuda en tu ejercicio desde la retaguardia. Y gracias Marimer por haber hecho posible que el primer contacto con nuestros hijos haya sido tan bonito, y tan único…

Jaume y Eli (Lúa y Guim) 

 

inmamoyaMarimer llevó nuestro embarazo y atendió nuestro parto durante el pasado año 2013. A pesar de que ya teníamos referencias de ella, nuestra experiencia superó, con creces, nuestras expectativas. Su cercanía, disponibilidad a cualquier hora, daba igual que fueran festivos, fines de semana... y sobretodo su profesionalidad hicieron que el día del parto (a pesar de que fuese un día muy, muuuy largo...) y todo el proceso del embarazo, fueran los momentos más felices de nuestras vidas. A esto contribuyó sin duda, también la gran profesionalidad de Pastora Bembibre, la comadrona que normalmente atiende muchos de las partos de Marimer. Su dedicación, empeño y entrega constante durante TODAS aquellas largas horas hicieron posible que Paula llegara finalmente al mundo sin ninguna complicación y rebosante de vida. Forman un tándem único y digno de ver.

Realmente, el diferencial de honorarios profesionales que se abonan a parte de la cuota mutual, queda totalmente justificado cuando compruebas y vives la dedicación e interés que Marimer muestra día a día con sus pacientes, incluso meses después del parto. Eso, no tiene precio.

 

Inma Moya

 

Esther PantojaNos resulta complicado poder expresar sólo con palabras nuestra experiencia con la Dra. Marimer y su equipo. Empezaremos diciendo que ha sido MARAVILLOSO. Conocerla supuso un gran cambio en nuestra vida y la consecución de lo que llevábamos mucho mucho tiempo deseando, tener a nuestro pequeño Rober. Gracias Raquel por poner a Marimer en nuestras vidas. El camino anterior no fue nada fácil, más bien tortuoso, muchas visitas a varios especialistas dando palos de ciego, hasta el punto de llegar casi a la desesperación en varios momentos, por el desgaste tan grande que supone pasar meses, incluso años, sin saber lo que debes afrontar para poder enfrentarte a ello. Pero encontrar a Marimer y cambiar nuestra situación médica y también emocional fue todo uno, desde el minuto cero nos entregó su cariño incondicional, nos demostró su apoyo a cada momento, nos guió médicamente como nadie hasta ese momento lo había hecho, hablándonos con claridad e indicándonos los pasos a seguir a cada instante, tranquilizándonos con sus palabras y sus gestos y nos prometió conseguir aquello que tanto y tanto deseamos, y fue tanta la confianza que nos infundió desde el primer momento que confiamos ciegamente en ella, dejándonos aconsejar y guiar hasta llegar a la meta.

En cada visita fuimos descubriendo a una excepcional profesional y mejor persona. Por todo esto, teníamos claro que Marimer era la persona que debía estar a nuestro lado en el momento más importante de nuestra vida, el nacimiento de Roberto. Y así, decidimos desplazarnos de Madrid a Barcelona el pasado mes de febrero. Y el 3/3/14 llegó el pequeñín a nuestras vidas de la mano de la mejor doctora que nuestro hijo podía tener y por supuesto de un equipo de profesionales estupendos que nos ayudaron en todo momento. También queremos agradecer especialmente a la matrona Pastora su cariño, sus consejos y su buen hacer. Es muy fácil entrar en sintonía con Pastora porque te hace sentir bien, cómoda, como en casa, en todo momento. Siempre atenta a tus necesidades y dispuesta a ofrecerte su sabiduría y sus buenos consejos. No te olvidaremos nunca Pastora, en Madrid tienes unos amigos para lo que necesites.

Es muy probable que decidamos tener más hijos y sin ninguna duda, volveremos a ponernos en vuestras manos para llegar a la meta y subir, una vez más, a lo más alto del podium. Gracias de corazón Mer, te queremos.

 

Besos de tu sobri Rober, Esther y Roberto

 

RaquelVivimos en Madrid y cuando me quedé embarazada de nuestro primer hijo, mi marido me animó a visitar a esa ginecóloga de Barcelona, de la que tantas veces le había hablado por las buenísimas referencias que me llegaban de amigas y conocidas que ya habían dado a luz con ella.

Si bien es cierto que en un primer momento me dio vértigo pensar en un seguimiento con una doctora a 600 Km de distancia, la primera visita sirvió para despejar todas nuestras dudas a este respecto. Su profesionalidad, dedicación y entrega consiguieron que la distancia nunca fuera un problema; su capacidad para conectar y adaptarse a mis circunstancias personales siempre me hicieron sentir segura.

Actualmente estoy en el séptimo mes de mi segundo embarazo y no hemos dudado ni un solo momento en repetir la experiencia, elegir a Marimer es acertar.

 

Raquel Hernando

 

Teresa de Larosa

Soy paciente de Marimer desde hace más de 12 años a pesar de que no forma parte del cuadro médico de mi seguro de salud. Cuando me quedé embarazada, tuve claro que Marimer sería quien me asistiera durante el embarazo y el parto costara lo que costara.

Valoro mucho de Marimer la claridad de sus explicaciones y su profesionalidad pero sobretodo, la cercanía y mimo con el que resolvió cualquier duda o preocupación tanto en las visitas como por email.

Durante todo el embarazo me sentí parte de un equipo que tenía como objetivo hacer que el nacimiento de mi primera hija fuera una de las mejores experiencias de mi vida. Considero que ha sido la mejor inversión que podía hacer y espero poder repetir muy pronto.

 

Teresa de la Rosa

 

Carolina VicenteSer Madre es toda una aventura. En realidad nadie te explique bien, bien con qué te vas a encontrar, cómo va a ser la experiencia del parto, cómo va a ser esa personita que llevas esperando con tanta ilusión.

Estoy muy agradecida a Marimer, lo cierto es que no he podido tener una mejor acompañante antes, durante y después del parto. De hecho, creo que he tenido muchísima suerte por haberla conocido. Ella me ayudó a no tener miedo, a entender esas cosas técnicas "de médicos" que tanto me asustan, sobre todo cuando algo no va tan bien como debería.

Gracias Marimer por estar siempre ahí cuando lo necesitaba. Cuando Nico y Luca sean mayores, les contaré de esa Superdoctora que les ayudó a nacer sanos y salvos.

 

Carolina Vicente

 

Olga MayerEstamos infinitamente contentos por el hecho de habernos topado con Marimer y su equipo en este largo proceso, sin duda, el más especial de nuestras vidas.
En un primer embarazo son infinitas las dudas que te surgen, inquietudes, miedos, alegrías… Y poder contar con alguien tan profesional, las 24 horas del día, no tiene precio.
Marimer es una excelente profesional muy práctica, y ¡desde un inicio nos encantó!
Tiene una visión moderna del embarazo y transmite serenidad, normalidad y tranquilidad.
Solo nos salen palabras positivas hacia ella, y hacia todos los profesionales que nos recomendó y que colaboran con ella.
Solo puedo decir que ¡ojalá todas las mujeres puedan tener la suerte que he tenido yo! 9 meses sin apenas darme cuenta de que estoy embarazada, pues podía continuar con mi gran hobby, el deporte. Marimer siempre me animó a que saliera a caminar (fuimos incluso hacer rutas de 4 horas por los Picos de Europa), a practicar aquagym hasta el ultimo día, comer ciertos alimentos con cautela pero sin obsesionarme,…. ¿El resultado? Inmejorable. Gracias al consejo de Mer sobre salir a caminar la cabeza de nuestra pequeña Eliane se encajó perfectamente, gracias al deporte me mantuve en forma y actualmente, tras 16 días, solo me queda un kilo por perder (gané 11), gracias a los ejercicios que me recomendó ¡¡tuve un parto increíble!! Por un lado, jugó a nuestro favor la suerte, pero por otro, no menos importante, ella, sus consejos y el equipo humano que la acompaña, tuve un parto de tres horas y media, dilaté rapidísimo, la nena estaba súper bien encajada y no me practicaron episotomía, lo cual es un DIEZ, ya que muchos gines la hacen de serie.
Así que desde hoy, siempre estaremos muy muy agradecidos a Marimer por hacer de esta experiencia un recuerdo bonito y lo más importante, nos quedamos con muchas ganas de repetir ¡¡sin cambiar absolutamente nada!!
Gracias por hacer posible que Eliane este aquí con nosotros y que todo el proceso hasta el final haya sido una experiencia tan agradable y positiva!! ¡¡Somos muy afortunados!!
A por 10 más ¡jajaja!

Ricardo, Eliane y Olga

taniaNuestra experiencia con la doctora Marimer es casi inexplicable, desde que en enero entramos por la puerta de su consulta todo ha sido especial. Durante los nueve meses de embarazo el trato y la profesionalidad de Marimer ha sido impecable, siempre dispuesta ha solventar nuestras dudas a calmar nuestros temores, su dulzura, su cariño, su pasión por su trabajo hacen de ella la mejor compañera en este dulce momento.. Hace 19 días nació nuestro primer hijo Leo, en una maravillosa e emocionante cesárea.. Mi miedo a entrar a un quirófano era latente.. A las 12 del 24/09 todos mis miedos desaparecieron cuando apareció Marimer con su sonrisa dispuesta a hacernos vivir el momento mas bonito de nuestras vidas, cuando mis nervios estaban a flor de piel allí estaba ella dándome la mano y tranquilizándome, a partir de hay me deje llevar y quince minutos después allí estaba nuestro bebe. Siempre he escuchado que las cesares son frías y poco emocionantes, pero creo que los momentos bonitos los hacen posibles las personas y Marimer es la mejor compañera en este dulce camino.. Nunca podremos agradecer con palabras todo lo que hemos vivido a su lado, sin ninguna duda volvería a repetir una y mil veces a su lado.. Para nosotros forma parte de nuestra familia. Gracias por ser como eres.



Tania Padrón

 

anastasia y sashaSoy paciente de Marimer desde hace 10 años.


Marimer ha llevado mi embarazo desde el primer momento y también fue ella, junto con su comadrona Pastora, quien me asistió en el parto. Quiero aprovechar este espacio para expresar mi agradecimiento a Marimer por su labor profesional, su dedicación, su compromiso y su atención individualizada. Con ella he vivido mi embarazo con total tranquilidad, sabiendo que estaba en buenas manos: en todas las visitas he tenido tiempo para plantearle mis dudas y preguntas a las que siempre he recibido una respuesta muy profesional. Tengo también un muy buen recuerdo de mi parto – Marimer hizo todo lo posible para que el parto fuera sin complicaciones, no tuve ningún desgarre ni me practicaron la episiotomía lo que fue clave para, primero de todo, disfrutar del momento (aunque parezca imposible hablando de partos☺) y para que la recuperación postparto fuera rápida y no dolorosa.


Solamente puedo añadir que para mí y mi marido ha sido muy importante tener a una persona de confianza en esta nueva etapa de nuestra vida y estamos muy contentos que esta persona fuera Marimer.

¡Muchas gracias de nuevo!

 

Anastasia Konovalova

 

IMG 20150330 190147Fa gairebé 20 anys que vaig aterrissar a les mans de la Dra. Marimer. M'ha atès des de l'adolescència i en mil i una circumstàncies. La meva parella i jo teniem clar que si em quedava embarassada voliem que fos ella, juntament amb el seu equip, qui em fes el seguiment de l'embaràs i posteriorment m'assistís al part. Què són els diners davant d'un tracta personal, càlid, humà i professional? Crec que la confiança i la tranquil·litat no tenen preu. I un cop més la doctora ens ho ha demostrat.

És tard... a fora fa hores que la nit ha caigut. I aprofitant que la casa roman quieta, adormida em disposo a escriure una de les experiències més meravelloses i extraordinàries que he viscut.

Fa dos mesos va néixer la Bruna. I quan el Xavi i jo recordem com es va desencadenar el part encara ho fem amb un somriure als llavis. Anavem a posar-li carona a la nostra filla i ho faríem amb la tranquil.litat d'estar en les millors mans. Això va fer que ens relaxessim i gaudissim de cada instant. La veritat és que em sento molt afortunada... el part va ser un luxe ens vam sentir molt ben atesos, acompanyats i molt respectats... no sé si m'explico, com si estiguessim en família.

Quina experiència més al.lucinant i única. La nostra petita va treballar juntament amb la Marimer per estrenar-nos com a pares de manera fàcil i natural.

Gràcies per TOT i quan diem tot...inclou la teva professionalitat però sobretot HUMANITAT. Merci de tot cor per ser-hi en tot moment. Ja saps que formes i formaràs part de la nostra petita família.

 

Isaura Vallespi Suriol

 

crisgeronaSer mami, es lo que más deseaba y al final lo he sido, y nada mas que de dos niñas preciosas!! Todo el mundo me decía...uy dos a la vez!! Será un embarazo duro, tómatelo con calma....

Pues ni duro, ni pesado ni nada!!! Ha sido maravilloso y todo gracias a Marimer y su equipo...la tranquilidad que te transmite, su disponibilidad las 24h del día, y lo digo literalmente...yo la llamé un día casi a las 12 de la noche para saber si me podían hacer una radiografía...

Y luego el día del parto...a mi me hacia ilusión un parto vaginal, pero con dos y una de culo...no podía ser...pues para mi sorpresa fué una cesárea igual de emotiva y bonita, tanto Marimer, como Pastora y Fede se encargaron que así fuera...

Así que si tengo que repetir, no dudéis que será con vosotros! Gracias a todos! Yo os pongo un 10!

Cris, Xavi, Índia & Naia

 

gina2 Nuestra “Gina Exprés”

Nuestra llegada a la consulta de la Dra. Marimer Pérez no fue por casualidad. Profesionales y amigos nos la recomendaron por su profesionalidad y carisma. Esperábamos el nacimiento de nuestra segunda hija, teníamos la experiencia de un parto anterior que precisó el uso de espátulas y que ocasionó una pequeña lesión de suelo pélvico, que podía agravarse si no se llevaba este nuevo embarazo y parto con la atención adecuada. Por lo que, queríamos un seguimiento muy personalizado. Quedamos encantados con la metodología y afinidad del equipo de la doctora Marimer.

Desde el primer momento, nos atendieron de forma excepcional. Nos escucharon, aconsejaron y tranquilizaron cuando fue necesario, sin interferir en nuestras decisiones y acompañando el embarazo de forma tranquila pero rigurosa. Cada visita que realizábamos nos acercaba a Gina un poco más y nos hacía menos pesada la espera.

Es difícil expresar todo lo que pasó el día del parto, fue muy intenso, pero muy corto, casi “exprés”. Siempre lo recordamos con mucho cariño.

Un cúmulo de sensaciones llegan a mi memoria de ese momento… recuerdo especialmente el cariño de Pastora, la comadrona, a quien me agarré con fuerza durante unas contracciones muy intensas, y la llegada de Marimer a la sala de partos corriendo después de haber recorrido media Barcelona, para llegar a tiempo. Ya que, Gina venía a toda velocidad y no estaba dispuesta a esperar a nadie.

Ese día, y estoy segura que pasa en todos sus partos, Marimer hizo lo imposible por estar ahí. Llegó corriendo pero trasmitiendo tranquilidad y seguridad. Creo que en aquel momento ayudó casi mucho más que la epidural y nos sentimos muy bien cuidados. A partir de ahí, todo fue más fácil, dos empujones, ninguna lesión en suelo pélvico, y Gina nació, perfecta y maravillosa. Desde entonces, nuestra “Gina Exprés”, como la llamó cariñosamente Marimer, alegra el día a día familiar. Es una niña tranquila y dormilona: una niña feliz.

Muchas gracias a todo el Equipo: Marimer, Susana, Pastora y Fede.

 

Gina, Abril, Sergi y Alicia

 

JordiMartiMarta ¡Qué maravillosa experiencia es la de ser padres!

Cuando estás embarazada y las hormonas van como van lo que quieres es tener apoyo a nivel emocional y físico: En el equipo de Marimer lo he tenido. Para mí, tenerla a ella, tanto, en los controles ginecológicos, como, en el parto era una tranquilidad. Y así fue, su destreza, su cariño, su carisma y su gran profesionalidad hizo que nuestro hijo, Martí, naciera en una sala con mucho amor a pesar de las complicaciones que hubo.

Qué decir del equipo: Fede, controlando el sistema circulatorio de Martí y cargado de paciencia cuando éste daba patadas o se movía; Silvia, con una sonrisa siempre en la boca y apoyándonos desde la homeopatía; y Susana, organizando la superagenda de Marimer!

Pastora, nuestra comadrona, estaba ahí asistiéndonos. Recuerdo que cuando caminábamos hacia la sala de partos su presencia me tranquilizó.

En la clínica del Remei, se implicaron desde el minuto cero en la salud de Martí . En cuanto se pudo, hicimos el piel con piel, que para mí era muy importante y recomendado desde la clínica igual que la lactancia materna. Estuvimos muy bien acompañados siendo padres primerizos.

Saber que estás bien acompañada y estás donde quieres estar es el regalo más preciado!

¡Muchas, muchas gracias!

 

Jordi, Martí y Marta

 

carlaoriolroc

Conèixer a una gran professional com la Marimer ha sigut el millor que m'ha passat mai. Gràcies a ella he viscut molt feliç l’experiència més emocionant de la meva vida. M’ha acompanyat des del primer moment de l’embaràs i fins i tot després del part. La passió que posa per la seva feina, el tracte tan humà, el seu carinyo i simpatia, la seva atenció i amabilitat, i sobretot la rapidesa a l'hora de contestar els correus. Tots aquests elements tan positius m’han fet estar tranquil·la i segura en tot moment, i estic convençuda que m'han ajudat a passar un embaràs genial.

Per fi va arribar el dia tan esperat, el dia que vam conèixer el nostre fill, el Roc. La Marimer em va fer una cesària que no oblidaré mai a la vida, mai m’hagués imaginat que una cesària podria ser tan especial. Gràcies a la seva paciència i als seus bons consells dies abans explicant-me detalladament com aniria tot, em van ajudar a no tenir por, i no es va equivocar, va ser una cesària molt emocionant gràcies a ella i al seu gran equip. Confiàvem en ells amb els ulls tancats. Vaig estar desperta durant tota la intervenció, no em vaig deixar perdre cap detall, fins i tot el meu marit, que va estar al meu costat tota l'estona, va poder veure com el nostre fill naixia, no ho oblidarem mai!

El Roc va néixer saníssim, la meva recuperació va ser molt ràpida i la pujada de la llet sense cap mena de problema. Tot va sortir rodó. A més, les infermeres de l’Hospital de Barcelona ens van cuidar molt i fins i tot la Marimer ens va venir a visitar en dues ocasions per veure com estàvem, si no ho recordo malament, una d’elles era diumenge a la nit. Quin ginecòleg ho fa això? Només la Marimer!

Hi ha molts mites negatius sobre les cesàries però jo us puc ben assegurar que la meva va ser positiva al cent per cent, tornaria a repetir mil vegades més, sempre amb la Marimer. Gràcies per tot Marimer, has format part del millor que ens ha passat mai.

 

Carla, Oriol i Roc

 

IMG 0478

El pasado mes de abril llegó a nuestras vidas nuestra primera hija Lucia.
Llevábamos dos años intentando ser padres y lo cierto es que ya nos habíamos dado por vencidos, habíamos decidido simplemente dejar pasar el tiempo.
Pero en ese momento, una amiga me habló excelentes cosas de la Dra. Marimer Pérez. Más que de su ginecóloga parecía que hablaba de una amiga, de modo que le pedí su número de teléfono, y sin pensarlo pedí cita.
Llegó el día de mi visita. Nunca habría pensado que ese día seria  inolvidable para nuestras vidas. Desde que entré por la puerta me sentí especial, pues no se trata de la típica consulta que en la que te ven como una tarjeta de mutua y nada más.
Le comente a la doctora mi historial y  que ningún especialista me había dicho la razón por la que no me podía quedar embarazada. Marimer en todo momento me escuchaba con atención y me dijo que antes de darme su opinión quería hacerme una revisión. Me realizó una citología y a continuación la ecografía- vaginal. Nunca olvidaré sus palabras: “No vas a creer lo que estoy viendo”. Yo me imaginé lo peor, pero entonces, con todo el amor y la dulzura del mundo, me miró y me dijo: “Cariño, estás embarazada”. En ese momento no me salían las palabras y empecé a llorar de emoción. En cada lágrima sacaba mi frustración  por todos esos meses de angustia, sabía que allí se había acabado el doloroso camino de la búsqueda de ser madre y que era el comienzo de una maravillosa historia en nuestras vidas.   En ese momento la doctora fue a buscar a mi esposo, que estaba fuera de la consulta esperando, y no se imaginaba lo que yo estaba viviendo. Le dimos la noticia de que iba a ser papá y pudimos vivir ese hermoso momento de ver por  primera vez a nuestra hija y escuchar como latía con fuerza su corazón. 
Desde ese mágico instante no dude en seguir realizando cada control con Marimer, cualquier duda que me surgía nos comunicábamos por email, me sentí muy acompañada y acogida en todo mi embarazo. Cada vez que teníamos ecografía lo grabábamos con el móvil, no queríamos perdernos nada del crecimiento de nuestra niña. Marimer nos dejaba vivir con máximo respeto y cariño nuestra locura de padres primerizos. 
El tiempo pasó muy rápido y pronto nos encontramos organizando todo lo necesario con Marimer para el día en el que teníamos programada la cesaría. El 80% de las personas con las que hablaba me comentaban su mala experiencia pero yo confiaba plenamente en la doctora. Ahora puedo afirmar que no me equivocaba y que mi experiencia fue maravillosa, en mi cesárea hubo mucho amor, paz y dedicación. Cada día que estuve en la clínica  tuve la  visita  de Marimer, de Pastora y Fede.  Y al tercer día de la operación ya estaba en mi casa disfrutando de mi nueva vida con mi familia. Sin dudarlo, si tuviera un segundo hijo no dudaría en repetir con Marimer y su equipo. 

 

Nalda Patricia Videla Michea

 

pol

Soy paciente de Mer desde hace casi 10 años y desde el primer día fue mucho más que mi ginecóloga. Su cercanía y su cariño me sorprendieron desde la primera visita y tengo que decir que en los tiempos que corren hoy en día en el sector médico fue excepcional encontrar a una profesional como ella.

Cuando decidimos tener a nuestro bebé, teníamos muy claro que Mer nos acompañaría en esta aventura tan especial y emocionante. El seguimiento del embarazo fue espectacular, como madre primeriza es inevitable tener mil dudas e inquietudes, nuevas sensaciones e infinidad de preguntas, Mer con su paciencia y su cariño resolvió todas mis dudas, por insignificantes que fueran, siempre disponible ... en la consulta, por teléfono, por e-mail. Para mi eso fue impagable y así transcurrieron los 9 meses de embarazo con mucha tranquilidad, felices en cada ecografía, en cada visita, siempre entre sonrisas, sin prisas. Gracias también a Susana, que desde el back office nos cuadraba las visitas con nuestros horarios laborales, haciéndolo todo muy fácil, tarea ardua, ya que somos muchas las que confiamos en Mer y por ello su agenda y sus horarios son imposibles. Pero ella siempre tiene un hueco para tí, una llamada, un e-mail, siempre te dedica el tiempo que necesitas, todo lo contrario a lo que sueles encontrar en el sector médico, que te dedican el tiempo justo, con prisas y con la presión del resto de visitas que esperan en la sala a ser atendidos. Esta sensación nunca la he tenido con Mer y eso es todo un mundo. Vive su trabajo con dedicación y pasión y eso se nota en cada gesto.

Cuando llegó el momento del parto, dos semanas antes de lo previsto y tras haber roto aguas, mil sensaciones se agolparon en mi cabeza... sentiría muchos dolores? Estaría muchas horas de parto ? estaría yo a la altura para traer al mundo a mi bebé?, las primerizas es lo que tenemos que nos imaginamos el momento del parto con muchos nervios y miedos. Desde el primer momento Pastora, la comadrona de confianza de Mer con más de 30 años de experiencia, nos acompañó en la clínica junto con el resto de equipo, enfermeras, anestesista, fueron unas horas llenas de tranquilidad en las que nos sentimos muy arropados, con un trato muy humano y muy cariñoso... Gracias Pastora!!!. Tampoco puedo olvidar el momento en el que llegó Mer con su gran sonrisa y nos dijo hoy vais a conocer a vuestro bebé, hoy es el día y vais a tener un parto maravilloso. En ese momento se disiparon todos mis miedos y me invadió una sensación de felicidad tan grande que no tengo palabras para describirla. Decidimos que sería cesárea, ya que tras 6 horas en la clínica sin dilatar y con apenas contracciones habiendo roto aguas 12 horas antes, era la mejor opción. En contra de lo que todo el mundo piensa sobre la cesárea, que es fría y poco humana, tengo que decir que fue un parto super especial, muy humano, rodeada de un gran equipo, feliz de trabajar un festivo y traer al mundo a nuestro pequeño Pol entre sonrisas y cariño. Todavía recuerdo cada sensación, cada momento, como Mer me abrazó mientras me ponían la anestesia epidural para que no sintiera nervios o dolor, fue espectacular!!! Gracias Michel, el anestesista,me puso la epidural sin yo enterarme de nada, impecable !! por cuidarme durante la intervención, bromeando y sonriendo todo el tiempo. El papi nos acompañó en todo momento, a nuestro lado pudo vivir la experiencia más maravillosa de nuestras vidas. En media hora nacía Pol, lo pusieron en mi pecho desde el primer momento, recuerdo su primera mirada, su primer llanto, y así los tres papá, mamá y Pol nos fundimos en un gran abrazo íntimo y personal que disfrutamos como el mejor momento de nuestras vidas. Como si no existiera nada más, el tiempo se paró y ese momento nos lo brindaron Mer y su gran equipo.

El seguimiento postparto no fue menos, tus visitas en la clínica, tus palabras, tus charlas a última hora en penumbra, ya con nuestro Pol en brazos, la cicatriz minúscula, y la rápida recuperación .... Gracias por esta cesá rea maravillosa, volvería una y mil veces a parir contigo Mer.

No podemos estar más agradecidos, Mer tú y tu equipo habéis hecho realidad nuestro sueño de ser papás, sin ti todo esto no hubiera sido posible.

 

Pepi Rodríguez

 

GERARD DIA 1

Cuando pienso en el día que vi por primera vez a Gerard la palabra que acude a mi mente es gratitud, gratitud infinita hacia mi doctora.

Nadie en toda la comunidad médica que me rodeaba en ese momento estuvo a la altura de la Dra. Marimer Pérez, sentí acompañamiento, respeto, mimo, confianza y seguridad, todo al mismo tiempo y en cada instante.

Mi primer parto fue muy complicado y aunque no terminó en cesárea, todas las maniobras e intervenciones que os imagináis se dieron en el parto de mi hija mayor. Cuando buscamos a nuestro segundo hijo, una buena amiga me habló de la Dra. Marimer y decidí contactar con ella. Desde el primer momento pude expresarle como quería que nos acompañara y cuales eran mis miedos y mis deseos. Pronto descubrimos que tanto mi marido como yo estábamos muy cómodos con su acompañamiento en este embarazo.

Todo fue de perlas hasta que 10 días antes de alumbrar a Gerard tuvimos que ingresar a nuestra hija mayor. Le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda. Ese mismo día nos contaron que Julia estaría ingresada unos 6 meses y que recibiría quimioterapia durante dos años. Es imposible explicar en cuantos pedacitos se nos rompió el corazón ese día. Gerard,  que ya hacía varios días que tenia muchas ganas de salir, de repente sentí como se agarro a mi y dejé de tener contracciones y signos del alumbramiento inminente. En ese momento los médicos empezaron a hablarme de lo importante que era recoger el cordón de Gerard por si Julia lo necesitaba para un trasplante y se nos ofreció la posibilidad de parir en San Juan de Dios, donde Julia estaba ya empezando su tratamiento y donde permaneció ingresada durante 7 semanas seguidas.

Cuando hablé con Marimer y le expliqué lo sucedido, todo fue comprensión, disponibilidad y aunque ella no podía estar en ese hospital sentí que estaba acompañándome desde el mejor lugar posible.

Sentía mucha preocupación por tantas cosas... una de ellas era cómo iba a tener un parto natural en esas circunstancias. Estuve 10 noches y días viviendo en una habitación de hospital junto a mi hija que recibía medicación, pinchazos y pruebas constantes y que empezaba a perder su pelo, a dejar de hablar... fue la experiencia mas dolorosa que he vivido hasta el momento.

Pero a la vez tenía que vivir la experiencia mas feliz de mi vida y se me hacía tan complicado. Un día las brillantes psicólogas del hospital que me acompañaron de forma excelente con la crianza de Gerard me dieron los dos mejores consejos; uno que le explicara a Gerard que mi miedo era por la salud de su hermana y que él se encontraba muy bien. Otro fue que para vivir lo feliz de mi parto tenía que expresar también la tristeza y miedo que sentía por Julia. Estas dos cosas me ayudaron muchísimo.

La Dra. Marimer, después de un capitulo que no viene al caso relatar, donde intente parir en San Juan de Dios sin conseguirlo, se ofreció a acompañarme en la versión de parto mas adecuada para mi en ese momento, respetando mi situación, acompañándome con cariño y dulzura y asegurando la recogida del cordón.

Fue el mejor parto del mundo para mi en ese momento, me sentí feliz, respetada, acompañada, segura y con una profesional que supo estar a la altura de las circunstancias tan particulares que vivíamos en ese momento. No necesité episiotomia, apenas tuve un punto y eso que Gerard llego al mundo con 4 kilos con 40gr. Antes de 24 horas Marimer hizo posible que tuviera el alta y pude presentar a Gerard a su hermana. El cordón se recogió perfectamente. Y tanto la comadrona de Marimer, a la que le doy un 10, igual que a todo el equipo de enfermería del Hospital de Barcelona, supieron comprender mi situación y acompañarme de manera que pude disfrutar del nacimiento de mi hijo Gerard, que se crió con una facilidad pasmosa, que dormía 5 horas seguidas desde el tercer día, que se acostumbró al mes a dormir una noche conmigo mamando y otra con su padre con biberón. Que nos lo puso todo tan fácil con su hermana. Gerard estuvo a la altura de las circunstancias como lo estuvo la Dra. Marimer.

Hoy mi hija Julia está sana y solo tiene que hacer controles y Gerard ha sido un niño sano, feliz, empático como nadie y muy cariñoso. He tardado mucho en poder explicar esto, pues en unos días Gerard cumplirá 4 años, pero tenía muchas ganas de compartirlo por la Dra. Marimer, no solo por su profesionalidad, que es de 10, sino también por su humanidad, GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.......

 

luciarodriguez

La maternidad empieza en el embarazo, por eso desde que decidí ser madre supe que quería ponerme en manos de la Dra. Marimer. Soy paciente suya desde hace dos años y hace un mes tuve a mi hijo Leo.

Como toda futura mamá me preguntaba qué día me pondría de parto y cómo sería. Diez días antes de salir de cuentas, en una revisión rutinaria, la Dra. Marimer miró el monitor conectado a las correas y me dijo “cariño, tienes contracciones cada cinco minutos, muy probablemente tengas hoy a tu hijo”.

Me quedé helada durante unos segundos pero luego reaccioné y le dije “¡Pues, qué suerte, el sueño de toda embarazada, ponerse de parto en la consulta de su ginecóloga de confianza!”. En ese momento, a pesar de la inesperada noticia me relajé porque supe que estando en sus manos estaba segura.

La Dra. Marimer llamó a su inseparable comadrona Pastora y me dirigí a la clínica. Cuando Pastora me puso las correas vio que algo no iba del todo bien, avisó a la doctora que llegó enseguida y, lo que de entrada parecía una cesárea, acabó en parto vaginal gracias a que la Dra. Marimer gastó todos los cartuchos para dejar la cesárea como última opción: comprobó si el bebé estaba sufriendo rompiendo bolsa y al asegurarse de que estaba bien me dejó dilatar con calma. En todo momento me animó, tranquilizó como lo hubiera hecho una amiga y demostró mantener la calma a la vez que tenía todo bajo control. Finalmente me relajé lo suficiente y en tres pujos salió mi hijo. Mi recuerdo de ese día, lejos de ser una experiencia dura, fue una experiencia fascinante en que quedó confirmado que la confianza absoluta que puedes tener a un profesional, en este caso a la Dra. Marimer y todo su equipo (Pastora con su experiencia, Silvia con su espiritualidad, Fede con su asesoramiento y Susana gestionando la apretada agenda de la doctora) hace posible que fluya la energía y las cosas acaben de la mejor manera posible.

Lucía Rodríguez

 

annagascon

Difícil expresar la gratitud, admiración y cariño que siento por la Dra. Marimer.

Siento que he tenido los dos partos más respetados que podía soñar, y ambos han sido cesáreas. La primera vez por una placenta previa oclusiva, la cual fue programada, la segunda vez por una complicación en el útero, y fue una cesárea de urgencias.

Desde el primer momento tuve una confianza ciega en la Dra. Marimer; no sólo por su profesionalidad y excelencia en su trabajo, sino por el amor a su profesión y por el respeto, empatía y cariño incondicional hacia las familias y los bebes que va a traer al mundo.

Yo siempre había pensado que tendría un parto natural; quería tener a mi pareja conmigo, quería tener la oportunidad de hacer ‘piel con piel’ desde el primer momento, ofrecer el pecho y apostar por la lactancia materna, sentir que mis decisiones se respetaban, vivir un momento único y especial. Pues bien…todo eso, y más, fue lo que viví en las dos cesáreas con la Dra. Marimer.

En ambos casos Marimer me acompañó, no sólo médicamente sino también emocionalmente. Me aportaba tranquilidad, cariño y confianza en un momento que, para muchas de nosotras, puede ser aterrador. No sólo me ayudó a vivir esos momentos como lo más maravilloso de mi vida sino que, además, se aseguró que todo aquello que era importante para mí estuviera presente.

Mi pareja pudo estar conmigo todo el tiempo, incluso en quirófano; cuando los bebés salieron nos los dieron para que estuvieran con nosotros desde el primer momento (aún me emociono al recordar lo que sentí al tenerlos en mi cara, cogidos por mi marido, su olor, su voz, su presencia); al terminar me los pusieron piel con piel y estuve así las primeras 24 horas; la lactancia materna fue genial en ambos casos, y el post parto perfecto.  

Mis dos bebes están vivos gracias a las cesáreas y al buen buen hacer y profesionalidad de la Dra. Marimer. Nunca dudé que Marimer me proponía lo mejor para mi y para mis hijos, y es que la confianza en el profesional que eliges es esencial para vivir un momento tan importante como el parto, de una manera tranquila y bonita.

Gracias Marimer. Gracias por traer a mis dos tesoros sanos y felices. Gracias por cómo eres, por tu amor y pasión hacia tu profesión, por tu respeto y cariño hacia las familias, por tu entrega total y absoluta, por tu comprensión y esfuerzo en hacerme vivir el momento más bello de toda mi vida.

Ya eres parte de nuestra historia.

Un abrazo

Anna Gascon

 

claramartinez

Me recomendaron a Marimer cuando estaba embarazada de  5 meses.  Hasta entonces el proceso de embarazo había sido un cúmulo de nervios y miedos sin resolver que no me dejaban disfrutar de él. Acudí a esa primera visita porque no tenía nada que perder, aunque hecha un mar de dudas como estaba, tenía reticencias a cambiar de ginecólogo en una etapa tan avanzada. Recuerdo qué me dijo Marimer aquel primer día, el primero de tantos que luego le siguieron: lo primero que hay que conseguir es que tú puedas disfrutar de tu embarazo. 

Durante los cuatro meses más que duró mi embarazo, Marimer me dedicó todo el tiempo y la atención que yo necesitaba, ayudándome a sentirme cada vez más tranquila, segura y contenta. 

Todas las dudas y preocupaciones que yo iba teniendo, Marimer me las resolvía de forma concisa y clara, y así día a día, semana a semana...llegó "mi mes". Al llegar septiembre Marimer me dijo "éste es tu mes" y luego entendí porque me lo decía: estuvo pendiente de mi todo el mes realizando controles semanales y preparándome psicológicamente para el gran día... 

Y finalmente ese día llegó, y fue el día más intenso y más bonito de toda mi vida. Marimer y su comadrona Pastora estuvieron pendientes de mi evolución desde primera hora del día, guiándome en las horas previas al parto, hasta que por la tarde rompí aguas y el proceso se aceleró. Pastora me estaba esperando en la clínica y con mucha tranquilidad y cuidado me fue preparando para el parto.

Tanto Pastora como Marimer me fueron explicando  lo que me hacían, en qué parte del proceso estábamos, o qué necesitaban que yo hiciera, respetando mis planes en todo momento.

Recuerdo perfectamente a Marimer entrando en la sala de dilatación donde esperaba diciendo: "Ha llegado el momento. Tú has hecho tu parte y la has hecho muy bien, ahora nos toca a nosotras, pero lo más difícil ya lo has hecho..." Una vez más, su energía desbordante y su decisión me ayudaban a superar una nueva parte del proceso, el increíble desenlace que traería a mi hija a este mundo. A su lado me sentí una mujer fuerte, con confianza en mi misma para afrontar con tranquilidad el momento del parto. Con su ayuda, la de Pastora y la de mi marido que estaba a mi lado, sentí con toda claridad que lo iba a conseguir. Y en ese momento el miedo desapareció, sólo tenía que seguir las indicaciones de Marimer y Pastora hasta conseguirlo. ¡Y lo conseguimos! Fue un parto muy bonito y sin complicaciones.

Marimer, estoy profundamente agradecida por ayudarme a traer a mi hija a este mundo. Tú supiste mirarme y entender quién era yo y lo que necesitaba. No se me ocurre mejor compañera.

Muchísimas gracias.

Clara, Guille y Maia

 

galajanangela

Quiero reflejar con esta imagen no lo que represento para mi tener a mis hijos con Marimer y su equipo, donde Pastora, Amanda y Susana ocupan un lugar muy especial también, sino el nivel profesional y humano de la Dra. Marimer.

Ella como se ve en esta imagen está a tu lado para todo, con todo y en todo momento, dejándose la piel, aportando todo su amor, conocimiento y respecto a la profesión. En momentos tan especiales como estos, sentirte en sus manos es garantía de que pase lo que pase ella estará allí, haciendo todo lo que este a su alcance. Gracias a ella he tenido dos hijos maravillosos. Respectó en todo momento mi decisión de parir por cesárea si era necesario, sin forzar "la naturalización del parto", sino garantizando al máximo de que mis hijos y yo estuviésemos bien durante y después de haber dado a luz. Para mí era importante seguir preservando aquello que me hace ser y sentir mujer y en ningún momento quise poner en riesgo mi vida sexual posterior al parto, por eso acepté de buen grato mis dos cesáreas. Quise medicalizar cuanto fuese necesario el proceso de parto para evitar al máximo el dolor y pude compartir todo esto con mi pareja en todo momento, y con un equipo que me hizo sentir "en casa".

El seguimiento posterior fue excelente por parte de todas, y como no, Marimer siempre estuvo ahí en los momentos duros y en los felices. Recuerdo su apoyo con la lactancia de mi primera hija, la cual no funcionó, y aporto respecto a mi decisión y cordura en los momentos donde yo estaba ofuscada. Así que en definitiva embarazarte, dar a luz y ser posteriormente madre con Marimer es tener la seguridad de que no estás sola y en unas grandes manos de amor, profesionalidad y ternura. Agradecimiento es poco, lo que siento es un profundo cariño y admiración por ti Marimer.

(Gala, Jan) y Angela